Hola Invitado, si estás leyendo esto significa que no estás registrado. Por favor tómese un segundo, HAGA CLIC AQUÍ para registrarse y en unos sencillos pasos, usted podrá disfrutar de todas las características de esta excelente comunidad y recuerde presentarse para conocerte.
EURO4X4PARTS

Lista de Usuarios Mencionados

Página 1 de 4 123 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 38

Tema: Crónica de un viaje de Jota

  1. #1
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Crónica de un viaje de Jota



    Viaje al Atlas con Hanna en mayo 2009

    En este viaje hemos recorrido más de 4.000 kms por pistas pero eso carece de importancia, era el dÃ*a a dÃ*a, el pensar por la tarde donde Ã*bamos a dormir esa noche y cosas asÃ* lo que contaba. La mayorÃ*a de las veces hemos dormido al borde de los caminos, hemos encontrado lugares muy bonitos para dormir. Una vez dormimos a 3.000 m. de altura, a la que subimos bastante rápidos en una tarde por lo que Hanna notó más que yo la altura y le dio dolor de cabeza. Fue gracioso porque en medio de esas montañas solitarias y silenciosas nos encontramos con unos españoles que iban en bici y acampamos juntos en un corral que habÃ*a allÃ* y que nos quitaba mucho viento aunque no olÃ*a demasiado bien. Hizo bastante frÃ*o pero la noche que más frÃ*o hizo fue por la zona de Azrou en la que dormimos en el primero de los dos camping en los que hemos acampado. El frÃ*o fue terrible y menos mal que sólo fue esa noche. Sin embargo, fue el lugar donde tuvimos agua caliente nada más abrir el grifo y toda la que quisiéramos, mejor que en un buen hotel. Un par de veces hemos dormido en casa de gente, una de ellas porque el camino estaba bloqueado por el agua y al dar la vuelta y regresar, vimos a unos a los que habÃ*amos preguntado el camino y nos invitaron a ir a su casa que estaba ahÃ* mismo y como ya era tarde para estar buscando, pues aceptamos. La gente pobre es la más hospitalaria y lo pasamos muy bien, antes de la cena vinieron unas primas y estuvimos cantando, era muy gracioso verlas a ellas sentadas con los pies extendidos pero moviéndose como a saltos y llevando el compás con el cuerpo dando palmadas. La otra noche fue especial. Llegamos al pueblo de Angfou y querÃ*amos coger la pista pero están haciendo una carretera y todos nos indicaban la carretera y por allÃ* nos fuimos pensando que el antiguo camino se habÃ*a convertido, como muchos otros, en carretera pero nos dimos cuenta de que no y al cabo de unos cuantos kms, encontramos donde el camino se unÃ*a al asfalto y nos metimos por allÃ* para ir hacia el pueblo nuevamente y ver por donde se iba. Los obreros que habÃ*a justo en el cruce nos indicaron que no se podÃ*a pasar porque el rÃ*o se habÃ*a llevado el camino pero nosotros nos metimos igual. En seguida pudimos comprobar que era verdad pero con cuidado y la reductora metida Ã*bamos vadeando el rÃ*o lleno de piedras. No quedaba mucho, el bosque, bastante espeso, dejaba unos grandes claros, el rÃ*o parecÃ*a estrecho y con poca agua por allÃ* pero donde menos lo parecÃ*a, el coche se hundió con el agua por encima del parachoques trasero y justo hasta el borde inferior del delantero. El desatasco parecÃ*a imposible, el eje delantero estaba como enterrado en piedras, las ruedas de un lado estaban colgadas y entonces apareció un señor de la nada con un niño, mandó a éste a por un pico y sin importarle lo más mÃ*nimo meterse hasta las rodillas o más en el agua, se puso a quitar piedras. No voy a detallar lo que costó sacarlo, el cable del cabestrante se partió y yo pensé que no sacaba el coche en la vida de allÃ* pero justo cuando se hacÃ*a de noche, salió el coche. Este señor, que vivÃ*a allÃ* con su sobrino, en una pequeña chabola arriba de la montaña, nos invitó a subir, cenar y dormir con él. No tenÃ*a nada de nada, ni tan siquiera ropa para cambiarse la mojada, ni una manta para taparse, sólo lo que llevaba y en la casa habÃ*a una estufa rota, dos latas vacÃ*as, una tetera y no habÃ*a más cosas, bueno, las ovejas que dormÃ*an en el cuarto de al lado. Para comer, todos los dÃ*as tenÃ*a leche, pan y agua, nada más. Podéis comprender que medio coche se quedó en esa casa y que en agosto volveremos para llevarle algo más, pero lo importante es que sin tener nada quiso compartir con nosotros, y todo el rato estaba alegre riéndose. Yo quise pagarle su ayuda pero se negó a coger dinero, al final conseguÃ* que aceptara pero costó, era una buena persona y por la noche pensaba que Dios nos habÃ*a hecho atascarnos para poder ayudarle y aunque lo pasamos muy mal como hacÃ*a tiempo que no lo pasaba, y se rompieron unas cuantas cosas del coche, mereció la pena. En otro lugar, también buscando una pista en un pueblo, nos lo recorrimos entero y todo el mundo nos preguntaba a donde querÃ*amos ir pero al decirlo nos indicaban que regresáramos y cogiéramos la carretera. Ya dudábamos de que el camino tuviera continuación cuando prosiguiendo por un rÃ*o que unos niños nos dijeron que por allÃ* pasaban coches, con el agua no vi una piedra enorme y le di un golpetazo tremendo al coche que le dobló el parachoques delantero, rompió el tubo de escape y encima se paró dentro del rÃ*o y no arrancaba. En uno de los intentos por ponerlo en marcha, arrancó y lo saqué del agua pero se volvió a parar. Bueno, rezando para que hubiera un mecánico por allÃ* pero los niños, que venÃ*an por detrás, dijeron que no lo habÃ*a y que habÃ*a que ir a un pueblo grande en la carretera general. AbrÃ* el capó y vi que se salÃ*a el gasoil por el filtro porque se habÃ*a aflojado, asÃ* que lo apreté con la mano y dejó de salir y se acabó el problema pudiendo continuar porque efectivamente era por el rÃ*o. Esto nos llevó media mañana.

    En las acampadas por ahÃ*, no hemos tenido ningún problema, cuando alguna vez ha pasado alguien, no nos han molestado lo más mÃ*nimo aunque generalmente lo hacÃ*amos en lugares donde no se nos veÃ*a pero asÃ* y todo, una noche en la que estábamos algo despistados y Hanna ya se habÃ*a ido a la cama, yo me habÃ*a quedado junto al fuego mirando el mapa a ver si éste me decÃ*a el camino milagrosamente, el caso es que oigo ruidos y veo que a parecen personas dentro del cÃ*rculo de luz de la hoguera, llevaban palos, me miran, los miro y hacen dan un silbido. Les digo que se pongan junto al fuego porque hacÃ*a muchÃ*simo frÃ*o y entonces aparece el que debÃ*a ser el jefe porque llevaba una escopeta que parecÃ*a un cañón. Me preguntó que hacÃ*a por allÃ* y le expliqué que creÃ*a que ese era el camino para ir hacia un pueblo pero me dijo que no, que ese se acababa y me contó como tenÃ*a que hacer para encontrarlo. Me dijo que eran contrabandistas y tras una breve charla, se volvieron a ir. No habÃ*a luna pero pude distinguir muchas mulas cargadas no sé de qué. Al dÃ*a siguiente pudimos encontrar el camino que buscábamos perfectamente. Precisamente en este camino vimos monos en los abetos pero estábamos a gran altitud y habÃ*a ronchones de nieve. En las cascadas de Ouzou, también vimos monos y uno de ellos le robó a Hanna una bolsa que llevaba con unas cosas que habÃ*a comprado, menos mal que al subirse al árbol se le cayó y lo pude recuperar. Dos noches hizo tanto viento que no pudimos dormir nada porque la tienda, empujada por el viento se tumbaba sobre nosotros dándonos, incluso, algunas veces en la cara y el ruido que producÃ*a las telas del improvisado refugio era tan fuerte que no te dejaba dormir. Aunque la tienda no se movÃ*a de su sitio, la sensación era que iba a salir volando con nosotros dentro.

    A veces, sobre todo cuando circulábamos por debajo de los 2.000 m. hacÃ*a un poco de calor pero las sombras a lo largo del viaje han sido maravillosas, se sentÃ*a un fresco tremendo, parecÃ*a mentira que pudiera haber semejante diferencia de temperatura. Desde luego que han sido de las cosas que más gusto nos han dado y nos hemos echado unas siestecitas maravillosas, de esas cortas pero que te quedas de maravilla. En algunos lugares, a veces la vegetación lo cubrÃ*a todo, sobre todo palmeras, higueras y olivos y el coche perdÃ*a la recepción del gps. Parabas el coche y escuchabas el piar de los pájaros y se sentÃ*a una tranquilidad tremenda que te invitaba a quedarte pero el viaje era largo y no podÃ*amos estar todo lo que querÃ*amos. En uno de estos lugares descubrimos uno de los paisajes más bonitos de Marruecos, un lugar llamado Assarrakh, en las montañas por las que el camino iba escalando entre pueblos y palmerales y que a cada metro que ascendÃ*as te daban ganas de hacer otra foto. No hemos hecho demasiadas fotos porque a veces habÃ*a demasiada luz y otras porque la foto no reflejaba la belleza del lugar pero tenemos en la memoria esos bellos lugares de los que hemos disfrutado.

    Una gran parte de caminos están siendo asfaltados y para el 2010 lo estarán la práctica totalidad de las principales pistas que cruzan el Atlas, lo que puede significar mayor comodidad, médicos, profesores, etc. para la gente que allÃ* vive. Circulando por una de estas carreteras recién terminada, me preguntaba porque no nos gustaba circular por ellas y sÃ* por pistas que a lo mejor son tan lisas como el asfalto. Nos dimos cuenta que por una pista se circula más despacio, te da tiempo de ver cosas y no estás pendiente de la circulación, a parte de que ésta es mucho menor. Definitivamente, por las pistas se va mejor y se disfruta más, aunque no siempre hemos ido por pistas muy buenas, hemos tenido algunas trialeras inesperadas, subidas tremendas y sobre todo, muchos caminos que estaban cortados por rÃ*os o por la nieve. Cuantos caminos hemos hecho de ida y vuelta, pero cuantos. Una vez fue gracioso porque habÃ*a que cruzar un pueblo y de referencia, pues destacaba sobre las otras, habÃ*a una casa blanca en la que nos fijamos pero siguiendo el camino estaba cortado por el rÃ*o y no hubo manera de pasar por lo que regresamos y al llegar al pueblo no encontrábamos la referencia y nos despistamos un poco por las calles, sin embargo nos llamaba la atención una casa que parecÃ*a estar donde la amarilla y es que resulta que el rato que habÃ*amos tardado en ir y volver, la habÃ*an pintado de blanco.

    Los niños llamaron mucho la atención de Hanna ya que en el Sahara no te persiguen y no lo podÃ*a creer. Les dabas un caramelo, lo guardaban y continuaban corriendo pidiendo otras cosas. Hubo dos niñas que se tiraron más de un Km. corriendo detrás del coche, encontraban otros niños y venÃ*an todos pero al poco se iban parando menos las dos atletas, al final les dimos unos caramelos. Muchos de ellos cuando no les dabas nada te insultaban pero con unas palabras tremendas para ser niños. Yo como no los entendÃ*a, me importaba menos pero Hanna se enfadaba mucho y no sé que es lo que les gritaba en árabe pero me lo imagino. No siempre entendÃ*amos a la gente, en algunos lugares hablaban dialectos del bereber que ni tan siquiera mi copilota no entendÃ*a. Pero no siempre era asÃ*, cruzamos pequeñas poblaciones en las que los niños no sólo no te perseguÃ*an, sino que si parabas salÃ*an corriendo en dirección contraria, lo que a veces era un fastidio porque les querÃ*as preguntar algo y no se podÃ*a. También hemos podido ver gente viviendo no en pueblos sino en cuevas y éstos no pedÃ*an caramelos, solo ropa o comida pero no llevábamos un camión y muchas veces sentÃ*amos impotencia por no poder darles ni una lata porque ya las habÃ*amos dado. Asimismo al circular por lugares remotos hemos encontrado muchas poblaciones totalmente abandonadas y no hacÃ*a mucho porque las casas estaban en perfecto estado, pero nos preguntamos de que podrÃ*an vivir sus antiguos habitantes. Es normal que se vayan hacia poblaciones grandes donde quizá les sea más fácil rehacer su vida y también es normal que en esas condiciones sueñen con ir a Europa donde creen que la vida es fácil.

    A lo largo del camino hemos llevado gente muchas veces pero podrÃ*amos destacar unos niños a los que llevamos durante 35 kms para ir al colegio y luego tenÃ*an que volver esa distancia, asÃ* todos los dÃ*as. Como el coche iba lleno hasta arriba, dentro no cabÃ*an pero los llevábamos en las estriberas del coche agarrados a la vaca. Otro dÃ*a recogimos a un señor, que parecÃ*a realmente mayor, que iba andando por una pista y que llevaba casi 100 kms. Lo llevamos durante unos cuantos kms porque ya casi habÃ*a llegado, iba para ver a su hija y al dÃ*a siguiente decÃ*a que se volvÃ*a. Hubo otra ocasión en que en un lugar totalmente solitario en pleno desierto, encontramos a una señora mayor con su hijo mayor que tendrÃ*a sobre 30 años y el hermano que tenÃ*a sÃ*ndrome de Daown. Todos cargados con unos sacos con botellas de agua. No sabÃ*an los kms que llevaban pero habÃ*an salido temprano el dÃ*a anterior y se dirigÃ*an a unas haymas de una familia que estaba en medio de la nada. En este caso, el niño con la madre subieron dentro y fue Hanna la que subió a la estribera. Los llevamos bastantes kms asÃ* hasta que al ver unos burros que el hijo mayor reconoció como de la familia, nos dijeron que allÃ* se quedaban en la nada más nada que os imaginéis. Nos invitaron a las haymas pero como éstas estaban por el desierto que era un gran pedregal y ni tan siquiera se veÃ*an, declinamos la invitación.

    La gente por lugares fuera de los circuitos turÃ*sticos es, desde luego, mucho más honrada que en otros sitios. Un dÃ*a que me compliqué la vida para intentar llegar a un camino al que una avalancha de piedras habÃ*a dejado tapado, arranqué el tubo de escape y, además, lo dejé doblado del revés. Tras conseguir desdoblarlo porque se daba con la rueda, regresamos a un pueblecillo que habÃ*amos pasado hacÃ*a unos kms, ya de noche y habÃ*a un pequeño taller en el que hacÃ*an de todo. Bueno, el mecánico se estuvo casi dos horas pero al final lo dejó que parecÃ*a bien puesto y todo. Yo pensé que nos cobrarÃ*a una burrada y que no habÃ*amos negociado el precio pero sólo nos pidió 20 dh, asÃ* que le dimos 50 pero nos dijo que eso era mucho y que no debÃ*amos darle tanto. Nos pareció realmente honrado pero nos daba vergüenza decirle que nos devolviera dinero. El caso es que nos ponemos en marcha para buscar un lugar para acampar y al km. de salir del pueblo, se cayó el tubo de escape. Lo sujetamos con cuerdas y nos fuimos a dormir un tanto cabreados pero por la mañana volvimos y nos puso mala cara como si fuera culpa nuestra. El caso es que no nos cobró nada por la nueva reparación que por cierto, duró dos dÃ*as pero no nos costó demasiado. Pues el tubo de escape nos estuvo dando guerra todo el viaje, lo arreglaron en un montón de lugares y siempre terminaba cayéndose otra vez.

    El agua ha sido una de las delicias del viaje, la hemos encontrado por todos sitios y nos hemos refrescado en rÃ*os y arroyos solitarios pero que estaba realmente frÃ*a. La verdad es que nos hemos encontrado más agua de la esperada y más de una vez hemos dado la vuelta y buscado otro camino al ver delante un rÃ*o crecido aunque también hemos tenido que dar la vuelta por estar destrozado el camino a causa del rÃ*o y ser imposible el paso y desde luego daba mucha rabia. Hemos visto nacimientos de rÃ*os espectaculares con gente muy amable que vivÃ*a en sus orillas gracias al turismo, cascadas preciosas y alguna de las acampadas ha sido al lado de un pequeño arroyo de montaña pero entre lo frÃ*a que estaba el agua y el frÃ*o que hacÃ*a fuera, ni de broma nos bañamos pero aprovechábamos para rellenar de agua el depósito de la ducha. Aprovechábamos para ducharnos al medio dÃ*a que hacÃ*a más calorcito porque muchas veces Ã*bamos con jersey todo el dÃ*a y la calefacción del coche la hemos puesto dos dÃ*as. La verdad es que calor no hemos pasado demasiado, todo lo contrario.

    Una vez que paramos a tomar un te en una casita que era una especie de albergue en las montañas, nos contaron que por allÃ* habÃ*a una cueva y nos fuimos a verla. Estaba en un lugar rocoso y habÃ*a que andar un poco pero merecÃ*a la pena, y queremos volver porque con las linternas que llevábamos, buenas para ver como haces el arroz o clavas las piquetas, no se veÃ*a nada o muy poco de las paredes de la cueva, algunas con grandes estalactitas y estalagmitas. Por lo visto es bastante larga con tres niveles. El arroyo que discurrÃ*a por el valle, nacÃ*a dentro de la cueva y era una pasada estar en la oscuridad, con un fresco muy agradable escuchando el sonido del agua al nacer y precipitarse hacia el valle. Un poco más lejos y ya fuera de la cueva, formaba una pequeña cascada donde anidaban muchas palomas y también pudimos ver al lado de la cueva perdices igualitas a las de España.

    Para mi cumpleaños, de regalo tuve dos ruedas destrozadas, menos mal que llevábamos dos de repuesto pero por la zona por donde estábamos no habÃ*a talleres de nada, asÃ* que tuvimos que salir a una carretera y hacer bastantes kms hasta encontrar un lugar que no tenÃ*an ruedas pero arreglaron una de ellas poniendo una cámara y trozos de gomas para tapar el agujero que tenÃ*a. Pues no os creeréis que al poco rato se rajó otra, asÃ* que tuvimos que poner la que habÃ*an arreglado y con cuidadito hicimos lo que quedaba de pista y por carretera nos tuvimos que hacer casi 400 kms hasta que llegamos a una población donde pudimos comprar dos ruedas de nuestra media, eso sÃ*, a precio de oro. Luego tuvimos que desandar lo andado pero con la tranquilidad de las ruedas nuevas. Si por un casual pensáis que no pinchamos más, os equivocáis que con una acacia le hicimos como diez pequeños pinchazos a una rueda asÃ*, de golpe pero con una cámara lo arreglaron. Por cierto que para mi cumpleaños por la noche tuvimos una cena buenÃ*sima de carne a la brasa que me hizo Hanna y que en el medio de unas montañas me supo a gloria.

    Ahora ya tenemos ganas de la siguiente salida y es que cuanto más sales, más quieres salir.
    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

  2. #2
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Re: Crónica de un viaje de Jota





    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

  3. #3
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Re: Crónica de un viaje de Jota





    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

  4. #4
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Re: Crónica de un viaje de Jota





    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

  5. #5
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Re: Crónica de un viaje de Jota





    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

  6. #6
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Re: Crónica de un viaje de Jota





    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

  7. #7
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Re: Crónica de un viaje de Jota





    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

  8. #8
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Re: Crónica de un viaje de Jota





    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

  9. #9
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Re: Crónica de un viaje de Jota





    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

  10. #10
    Administrador Avatar de mesjor
    Fecha de Ingreso
    04 dic, 08
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Olazti (Navarra)
    Mensajes
    6.569
    Agradecimientos: 753
    Citado en
    90 Mensaje(s)

    Re: Crónica de un viaje de Jota





    HDJ 80 Octubre 1990 "el 5º abuelete", se ha ido a Etxarri
    HDJ 100 Nov 2000 Manual y neumática, a ponerlo bonito

Temas Similares

  1. MARRUECOS CRÓNICA DE UN VIAJE CON INCIDENTES
    Por MARCIANO en el foro Africa
    Respuestas: 68
    Último Mensaje: 25/08/2012, 01:20
  2. CRONICA DE UN VIAJE A LIBIA
    Por hdj_marc en el foro Africa
    Respuestas: 87
    Último Mensaje: 19/12/2009, 12:07
  3. cronica viaje a marruecos en foro KDJoteros
    Por lalo 74 en el foro General
    Respuestas: 3
    Último Mensaje: 21/11/2009, 19:17
  4. CRONICA DE UN VIAJE A MARRUECOS POR MARCIANO
    Por danifender92 en el foro Africa
    Respuestas: 8
    Último Mensaje: 07/10/2009, 21:08
  5. PEDAZO CRONICA DE UN SUPER VIAJE A USA Y CANADA EN SU 100
    Por danifender92 en el foro Otros Destinos
    Respuestas: 21
    Último Mensaje: 01/06/2009, 19:26

Marcadores

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •