Hola Invitado, si estás leyendo esto significa que no estás registrado. Por favor tómese un segundo, HAGA CLIC AQUÍ para registrarse y en unos sencillos pasos, usted podrá disfrutar de todas las características de esta excelente comunidad y recuerde presentarse para conocerte.

Lista de Usuarios Mencionados

Página 1 de 4 123 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 35

Tema: El Relato de un atasco en las Salinas

  1. #1
    HDJOTERO VETERANO Avatar de Mehari
    Fecha de Ingreso
    07 May 2009
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Sevilla
    Mensajes
    658
    Agradecimientos: 66
    Citado en
    2 Mensaje(s)

    El Relato de un atasco en las Salinas



    Hace unos dias colgue este relato en otro foro, aunque aquÃ* también hay muchos de los que están allÃ*, puede haber gente que le parezca interesante.
    Es un poco largo pero se hace ameno.

    Saludos y espero que os guste.
    HDJ 100 VX Automatico 2001
    Espartinas (Sevilla)

  2. #2
    HDJOTERO VETERANO Avatar de Mehari
    Fecha de Ingreso
    07 May 2009
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Sevilla
    Mensajes
    658
    Agradecimientos: 66
    Citado en
    2 Mensaje(s)

    Re: El Relato de un atasco en las Salinas

    Parte I

    Eran las siete de la tarde cuando ivamos de vuelta de visitar la laguna de Naila y de pescar en los acantilados, el dia habÃ*a sido perfecto, cuando le comento a mi chica: “Te voy a enseñar unas salinas que hay cerca de aquÃ*” (Ummm error).
    Cojo la carretera rumbo a Tarfaya cuando vemos una impresionante planicie a nuestra derecha, en el centro se ve unos artefactos con cometas surcándola a toda velocidad impulsados por el viento, además un impresionante 80 los sigue de cerca con un equipo de televisión que los graba. Hay que nos metemos nosotros detrás de ellos , paro y me bajo para tantear el terreno de cerca, se trata de una especie de arena con unos 15 cm de profundidad, veo que no hay problema y que delante mia tiran ellos asÃ* que atope para delante, el 80 se desvia a una colina cercana a tomar una panorámica, mientras nosotros seguimos a los patines, veo que el terreno que tengo delante es diferente, me vuelvo a parar que no me fio ni un pelo.
    Bajo del coche, lo piso, lo huelo, lo chupo, ahora es sal, y esta como un cuerno, esta fosilizada y no tiene humedad, el mar está lejos de aquÃ*, piso con el coche y ni se inmuta vamos que no deja ni rodada, empiezo a circular un poco y es como una autopista, mi amigo Manolo me hablo de un sitio asi en Mauritania, era como un espejo, el coche va muy rápido. Dudo si darme a la vuelta, ya hemos disfrutado y recorrido varios kilometros sobre ella además estoy con la mosca detrás de la oreja, el sitio no me gusta demasiado, mientras comentamos el dar la vuelta ya o no…
    Escucho que el ruido cambia, de repente el barro empieza a salpicar por todas partes y el coche pierde fuerza, me doy cuenta que nos estamos metiendo hasta las manillas y giro a la izquierda para salir de la zona, no freno para aprovechar la inercia que llevo que era mucha, de hecho demasiada, pero es tarde, el coche se clava de golpe. Miro por el espejo y veo una rodada de mas de 150 metros. Abro la puerta y es peor de lo que me temÃ*a.
    La placa de sal se ha roto, debajo hay 40 centÃ*metros de lodo y en segundos el agua lo ha cubierto todo, es pegamento, me ha atrapado las zapatillas y no puedo ni sacarlas.
    Mi chica con la cara descompuesta, yo no veÃ*a mi cara pero debÃ*a ser parecida. Meto las cortas y el bloqueo, pero nada el KDJ ni se mueve, no le doy mas para no clavarme aun mas profundo.
    AllÃ* estamos solos en mitad de ningún sitio entre Tarfaya y Tan Tan, sin cobertura, sin amigos, sin nadie a la vista ni con esperanzas de que aparezcan, solo se ve la llanura.
    Me intento tranquilizar y pienso en lo que tengo, para detrás 200 metros de rodadas de mas de lo mismo ya totalmente cubiertas de agua del mar que se filtra por debajo, delante unos 500 metros hasta zona segura y a mi izquierda unos 150 hasta la ladera de una colina.
    Pues si que estamos jodidos pienso, pero bien jodidos de verdad, le quito la rueda de repuesto al coche y cavo un agujero a unos 50 metros del coche, rompo la placa de sal y empiezo a sacar lodo, es imposible lo que saco se cubre en segundos, rompo la pala, aún asÃ* consigo enterrar mi rueda, saco el Winch y se la engancho, pero es para nada, el motor la saca y el coche ni se inmuta.
    Miro por mis prismaticos unos cuantos kilómetros mas adelante se ven unas montañas y lo que parecen unas maquinas, hacemos una mochila con agua y la linterna, cierro el coche y lo dejo allÃ*, comenzamos a caminar, es duro mirar atrás y ver como dejas todo allÃ* detrás enterrado, lo que lleva siendo tu casa durante dos semanas con todo lo que tienes dentro.
    Empieza a caer la tarde y los montÃ*culos parecen que están cada vez mas lejos, mi chica no para de llorar; los pies los llevamos llenos de sal y nos están haciendo rozaduras, decido ir yo corriendo para llegar antes, tengo la esperanza de encontrar allÃ* algún tractor o maquina que me eche una mano.
    Me doy cuenta que está oscureciendo y la posibilidad de encontrar alguien allÃ* es remota, asÃ* que vuelvo hasta donde esta mi chica y ponemos rumbo hacia donde estaba la carretera del Sahara con las linternas encendidas, no se a cuanta distancia estará, de hecho no se si esta exactamente en la dirección que llevo.
    En mi cabeza solo está, porque nos habremos metido allÃ*? ,porque no nos dimos la vuelta antes? , cuanto subirá la marea esta noche? Volveré a ver el coche?
    HDJ 100 VX Automatico 2001
    Espartinas (Sevilla)

  3. #3
    HDJOTERO VETERANO Avatar de Mehari
    Fecha de Ingreso
    07 May 2009
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Sevilla
    Mensajes
    658
    Agradecimientos: 66
    Citado en
    2 Mensaje(s)

    Re: El Relato de un atasco en las Salinas

    Parte II

    Continuamos caminando en dirección a unas colinas de arena, las subimos con trabajo y llegamos hasta lo que parece una chavola, esta vacÃ*a y hace años que allÃ* no vive nadie, no se el tiempo que caminamos, pero se hizo largo, fianalmente escuchamos el paso de un camión y se ve un haz de luz en la distancia. Por fin llegamos a la carretera y no tarda en pasar el primer coche, le hago señas para que pare pero los ocupantes se rien como si no fuera con ellos, el segundo lo mismo y el tercero, llevamos ya un rato allÃ* y nada. Cuando veo despuntar el cuarto coche me pongo en mitad de la carretera, este para sÃ* o sÃ*. El coche para mientras los ocupantes empiezan a gritar, no sé el que pero supongo que dirÃ*an que hace este loco en mitad de la carretera.
    Intento explicar que es lo que ha pasado pero nada, es imposible ni siquiera hablan francés, aunque tampoco soy capaz de decir mucho en francés. Mientras intento aclararme aparece un camión que para, este parece que entiende algo de lo que le digo.
    Intento explicarle que quiero llegar al albergue de la Courbine que es donde estoy hospedado, que mi coche está enterrado en la salina y no tengo otra forma. El camionero accede y nos sube a los dos.
    Los dos chicos que compartÃ*an el asiento de copiloto del camión pasan a la parte de detrás y nos ceden su sitio. AllÃ* vamos nosotros con el camionero los dos chicos en un camión con mas de 20 años por las carretera del Sahara rumbo norte a 50 km/h, estamos a mas de 80 km del albergue y el trayecto se me hace largo, más que largo eterno, solo deseo llegar a ver si podemos buscar alguna solución para sacar el Toyota de allÃ*. Mientras al camionero que es un tio genial conseguimos explicarle la historia y trata de darnos ánimos quitándole hierro al asunto. Recuerdo cuando me dijo que porque iva por la arena cuando existÃ*a aquÃ* una carretera que llevaba la misma dirección (esto es algo difÃ*cil de comprender para ellos, bueno para mÃ* también un poco jaja).

    Por fin llegamos a la Courbine de Argent, todos allÃ* nos esperaban preocupados, llevamos ya dos dÃ*as con ellos y tenemos muy buenas migas es tarde y nos esperaban para cenar hace rato. Explicamos la situación al dueño (Paul “el Italiano”), nos comenta que mañana nos acercaran con su coche y que intentaremos sacarlos con eslingas y que sino se pondrá en contacto con el alcalde de la zona para mandar algún tipo de máquina, esto me tranquiliza un poco, aunque no va a ser fácil dormir pensando en que el coche esta en mitad de ningún sitio.

    A todo esto aparece un chico que trabaja con el mantenimiento del hotel, al parecer comenta que tiene unos amigos que trabajan en la salina y que los va a llamar para que busquen mi coche y lo sacan con su tractor. Intento explicar donde esta, cosa complicada ya que aquello es muuuuy grande y todo es igual, además siempre la barrera del idioma.
    Una hora mas tarde vuelven a llamar los trabajadores de la salina dicen que mi coche allÃ* no está, mi gozo en un pozo, y mi coche también en un pozo estamos listos. El chico me comenta de que vamos esta noche con su coche a buscar el Toyota, asÃ* que a eso de la una de la madrugada nos montamos en un Mitsubishi Pajero de los antiguos totalmente destrozado y corroÃ*do por el oxido, casi sin luces volvemos rumbo a la Salina, vuelta carretera y otros 80 kilometros. El colega iva medio dormido y no paraba de fumar con la música en el móvil a todo trapo, cada vez que se cruzaba un camión parecÃ*a que nos ivamos a matar.

    Al fin llegamos a la zona por donde creo que andaba el coche aunque con lo negro que estaba la noche y que todo me parecÃ*a igual….
    A mi se me ivan a salir los ojos mientras circulaba por la carretera a ver si veÃ*a algo, de repente veo un grupo de luces y unas personas alrededor de un coche, le empiezo a gritar que ahÃ* esta mi coche el chaval sigue mientras me dice que ese no puede ser que estamos aun lejos de la zona, yo me pongo nervioso y le digo que es ahÃ* y que hay gente alrededor del coche ( por mi cabeza ya pasaba de todo ) , yo seguÃ*a intentando explicarme, él para el coche en mitad de la carretera y me dice todo serio que si estoy seguro totalmente que si era ahÃ* y que ese era mi coche, “ummm no, seguro seguro no estoy, pero…” el tio vuelve arrancar y tira millas para delante.

    Pasamos otra zona y le digo que es por ahÃ* por donde yo entré, le digo que meta el coche y busquemos mis rodadas, no me hace ni puto caso, pero bueno ya me resigno este tio es mi única baza y dice que tiene que ir a por sus amigos.
    Tomamos una pista y llegamos a unas chavolas donde habÃ*a muchos perros ladrando, todo esta cubierto de chatarra y lleno de vehÃ*culos abandonados, aquello era como la jodida casa de la Matanza de Texas. De detrás de unas vallas aparece otro hombre veo que se saludan y empiezan a charlar entre ellos se toman un cigarro y se terminan despidiendo, le digo que si este es el del tractor, el me dice que no que es un amigo y que querÃ*a saludarlo (no habrá otro momento de saludar a los colegas?), bueno seguimos por la pista dando botes en la cafetera que llevábamos por coche, a todo esto el Mitsu empieza hacer un ruido bastante jodido, el colega se para lo mira vuelve a cerrar el capot y sigue para delante sin decir ni mú.
    Al fin llegamos a otras chavolas y nos encontramos con un hombre y otro chico joven, este primero esta bastante serio y empieza a explicar, lo que creo que es que mi coche no lo han visto etc. Mientras reconozco la zona buscando la maquina que me tiene que sacar del barrizal y lo único que veo es un tractor desvencijado sin luces y además jurarÃ*a que eso no anda.
    Al parecer comentan que vamos a buscar el coche, se montan en el maletero y recojemos a otro chaval en otra chavola cercana, allÃ* vamos los tres desconocidos, el chico del hotel mi novia y yo de madrugada en la lata aquella. Empiezan a tomar pistas a un lado y otro guiados por el hombre mas mayor, yo intento explicar a toda costa que mi coche no esta en esta zona, de hecho esta mucho mas lejos de allÃ*. Al de media hora consiguen entender por donde esta enterrado, pero no siguen mi consejo de entrar por el mismo sitio que yo desde el Norte, asi que ya desisto y les dejo que hagan lo que quieran, al final llegamos a una zona que el coche no puede seguir por unas zanjas, paran el coche y todos nos bajamos. Insinuan que vayamos caminando y yo les intento explicar que esta aún muy lejos, pero es para nada me dan unas botas de goma y nos ponemos a caminar ( de nuevo ) por mitad de la salina rumbo a donde creo que esta el coche.
    Llevamos mas de media hora caminando y nada allÃ* no se ve nada, la sal y las botas de goma me están destrozando los pies, decido ir descalzo, tengo los pies llenos de cortes y con la sal no es agradable, pero mejor que ir con esas botas que no son de mi talla. Al fin veo un bulto negro en la noche mas adelante, salgo a correr hacia la zona, al final se trata de una montaña de sal, ya empiezo a pensar que me equivocado de sitio y que no lo voy a encontrar nunca, además ellos solo hacen hablar de las mareas o no se que, vamos que me tenÃ*an acojonado.
    HDJ 100 VX Automatico 2001
    Espartinas (Sevilla)

  4. #4
    HDJOTERO VETERANO Avatar de Mehari
    Fecha de Ingreso
    07 May 2009
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Sevilla
    Mensajes
    658
    Agradecimientos: 66
    Citado en
    2 Mensaje(s)

    Re: El Relato de un atasco en las Salinas

    Parte III

    SeguÃ*amos caminando y el coche no aparecÃ*a, pero al rato volvió a vislumbrase otro bulto oscuro en la lejanÃ*a, pulse el mando de la llave y los pilotos se encendieron como algo divino.

    Bueno allÃ* estaba el coche, no lo habian robado (cosa arto difÃ*cil), no se lo habia llevado la marea (cosa que me tranquilizaba), pero seguia igual de atascado (vaya putada), aunque si es verdad que habia mas agua, al parecer de noche con la marea se filtraba mas agua.

    Los amigos de la salina observan el coche, miran el sitio, dan vueltas, se acercan hasta la zona seca miran y remiran discuten entre ellos, uno dice que si para atrás el otro para delante, al final terminan de hablar y dicen que nos volvemos, que aquÃ* no hay nada que hacer por lo menos hasta mañana que tengamos luz.

    Toca caminar otra hora hacia detrás en busca del coche en el que vinimos, además sin nada nuevo solo con la cara de ellos de que la cosa esta bastante mas jodida de lo que se imaginaban. Alcanzamos el Mitsu y hacemos el camino de vuelta hacia las chavolas, dejamos a nuestros nuevos compañeros y les pregunto que cual será el tractor que me tirara del coche, ellos me comentan que de tractor nada, que como acerquen cualquier maquina ahÃ* se queda haciendo compañÃ*a al toyota, yo les digo que lo intenten o busquemos una maquina mayor o de cadenas, pero nada, dicen que nadie va arriesgar a meter sus maquinas en semejante sitio.

    Bueno le pregunto que a que hora estamos mañana allÃ*, pero no saben si mañana podran ayudarnos, ya que si tienen que trabajar en la salina nada de nada. AsÃ* que me vuelvo de nuevo hacia el hotel otraaaaaa vez por la carretera ( ya van cuatro veces) sin nada, con el coche en el mismo sitio, y con cada vez menos posibilidades.

    Al final el plan de rescate es sacarlo a mano es decir, ellos dicen que trabajando lo sacan, cosa que yo veo arto complicado, pero el chico del hotel me dice que no me preocupe ( tambien arto complicado). Llegamos a la Courbine y Paul me asegura que si no sale a mano buscamos una maquina o la traeran de Tantan, yo no quiero ni pensar lo que tardaria eso, más en Marruecos que todo va a su ritmo. Nos acostamos que ya son altas horas de la madrugada e intentamos dormir algo.

    Por la mañana nos encontramos con una pareja de madrileños con dos mercedes G bien preparados que se alojaban en el albergue y para mi alegria me comentan que vamos juntos e intentaran ayudarnos a salir, asÃ* que de nuevo estoy montado en otro coche que me lleva hasta la salina (ya van 5 veces en la divertida carretera), llegamos a la planicie y le comento por donde entre con mi coche, se para la mira la remira, le comento que no hay peligro que es arena. Veo que se enfrenta a la cuneta como si de un trial se tratara y que entra en la planicie como si fuera un agujero sin fondo que se lo iba a tragar, le vuelvo a comentar que no se preocupe que no hay peligro, que la salina esta a varios kilometros aún, pero ahÃ* ibamos, a un ritmo pasmoso por una ladera, ya desistÃ* en comentarle por donde seguir tirando (ya en mi cabeza sabia que ellos no harian nada por ayudarnos, viendo la poca capacidad en una zona tan sencilla como la que recorriamos), en definitiva llegamos a la zona donde esta el Toyota, detienen los coche casi un kilometro antes, se acercan a verlo, y comentan lo que me temia, que ellos no pueden hacer nada, que no tenemos metros bastante de cable, que no se quieren acercar mas etc etc. No llegan a desplegar ninguno de sus cabrestantes, bueno de hecho no pretendian acercar el coche mas de lo que estaban, pese a tratarse de una zona normal sin problemas, ya que el salar estaba perfectamente localizado.

    Asi que nada ahÃ* estaba de vuelta al hotel (sÃ* ya van 6 ) con tres horas perdidas, nos despedimos de nuestros compatriotas y su inestimable ayuda.

    Y toca buscar ayuda por otro lado.
    HDJ 100 VX Automatico 2001
    Espartinas (Sevilla)

  5. #5
    HDJOTERO VETERANO Avatar de Mehari
    Fecha de Ingreso
    07 May 2009
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Sevilla
    Mensajes
    658
    Agradecimientos: 66
    Citado en
    2 Mensaje(s)

    Re: El Relato de un atasco en las Salinas

    PARTE IV

    VolvÃ*amos a estar en la Courbine, aparecer el chico del albergue, se llama Ahmed que no lo habÃ*a comentado, y me dice que vamos a preparar el material para sacar el coche, trae un carro tipo plataforma y se lo coloca al coche, en él carga: una pala, un gato de coche, dos tablones de madera de andamios, unas planchas de desatasco viejas, le pido metros de cuerda o cadenas o cables de acero, me trae el cabo de un barco, pero no tiene mas de metro y medio (estamos bien…), con eso nos montamos en el coche y volvemos a coger rumbo a la salina (ya he perdido la cuenta de cuantas van), yo la verdad tengo poca esperanza, y mas viendo lo que llevamos detrás, pero tampoco tenemos otra, además tampoco sabemos si podrán ayudarnos los tres chicos que trabajan en las salinas.

    Cuando estamos a mitad de camino me comenta que tenemos que parar para cargar piedras en el carro (cara de estupefacción pero yo ya sólo obedezco), se detiene en la cuneta en medio de ningún sitio y comenzamos a cargar piedras grandes y planas.
    Cuando le parecen suficientes nos volvemos a montar en la tartana que llevamos, es ahÃ* cuando Ahmed tira para arrancar y el Mitsu dice que no, de hecho, no hace nada. Yo ya no me lo podÃ*a creer, estamos encima tiras en mitad de la carretera. Nos bajamos, abre el capot, mira por aquÃ*, toca por allÃ*, a ver dale otra vez, nada de nada. Abre una compuerta debajo de los asientos y saca las herramientas, las cuales consisten en un martillo de proporciones inusuales, una llave de rueda rota y una fija del 20. Empieza a jurar en árabe, ya sabéis “abjutamskfm ksd,ffmaa” pero eso no avanza, me dice que necesita una 17, a todo esto se detiene un senegales que viene de AlmerÃ*a con un terrano, mete también el hocico en el capot, pero se marcha al poco, él tampoco tiene llaves, paramos a un camión pero mas de lo mismo. AsÃ* es que mi operación de rescate esta tirada en mitad de la carretera del Sahara, y eso que ya tenÃ*amos piedras y todo (por Dios que desastre).

    Me pide si llevo navaja, se la paso y ni corto ni perezoso corta una correa del coche la cual lanza a la mitad de la carretera ante mi cara de estupor, oye perdona, le digo, eso no servirá para algo? Bueno ahÃ* sigue enfrascado dando martillazos con el Mazo de Torh a la llave de cruceta. A los pocos minutos y tras grandes esfuerzos saca un tornillo de unos 30 cm., “este era el problema” me dice. Cierra el capot se monta, me invita a subir y a que no sabéis que: el coche arrancó sin problemas, yo era escéptico, pero parece que sabia lo que hacia. Le pregunto por la correa y me dice temperatura OK, aceite OK, baterÃ*a OK, no problem.

    Bueno el equipo de rescate con las dos tablas, las piedras y la pala sigue en pie rumbo sur. Llegamos a las chavolas por enésima vez, allÃ* están nuestros tres amigos con caras sonrientes y equipados para la ocasión con sus botas de agua, cargan otra pala, otro pequeño gato, este mas pequeño si cabe que el anterior y empezamos a meter en el carro cualquier cosa que nos parece útil, un trozo de chapa, una rejilla, la puerta trasera de un camión que pesaba lo mas grande y un par de tablones podridos, ya si estamos todos Ahmed al volante de la maquina indestructible, Omar a su lado guiando entre las pistas de la salina para seguir recogiendo ferrallas, mi parienta y yo detrás y Brahim y Khalil en el maletero, estos dos son los mas jovencillos.

    Le digo que lo mejor seria bajar por donde yo lo hice hasta la salina, entre ellos discuten y Omar dice que hay una pista desde la montaña que baja hasta allÃ*, yo lo digo que lo dudo que la hubiese visto, pero bueno tampoco me entiende asÃ* que como de costumbre últimamente me dejo llevar.

    Ahmed el chico del hotel me dice que tiene prisa y que se tiene que ir dos dÃ*as a Guelemin a por una pieza del 70 de Paul, ¿Cómo? Que te tienes que ir?,.
    Seguimos entre pistas pero no aparece la bajada, al final veo que para el coche, caminamos unos 400 metros hasta el borde de la montaña y debajo del todo pequeñito se ve mi coche. Es ahÃ* cuando veo que desengancha el carro tira al suelo todo lo que tenÃ*amos y se marcha, le digo que no se puede ir y dejarnos allÃ*, pero dice que tiene prisa y que el generador del albergue tampoco funciona que no puede quedarse.

    AsÃ* que estamos nuestros tres nuevos amigos, los cuales no hablan una papa de francés y desde luego nada de castellano, todos los materiales como ellos llaman a nuestra montaña de chatarra y encima como si fuera poco estamos encima de una colina con una bajada de arena y piedra de mas de 400 metros y otros tantos hasta donde esta el coche.
    HDJ 100 VX Automatico 2001
    Espartinas (Sevilla)

  6. #6
    HDJOTERO VETERANO Avatar de Mehari
    Fecha de Ingreso
    07 May 2009
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Sevilla
    Mensajes
    658
    Agradecimientos: 66
    Citado en
    2 Mensaje(s)

    Re: El Relato de un atasco en las Salinas

    PARTE V

    AllÃ* estamos encima de la montaña, yo me quedo un poco bloqueado, esto no me puede estar pasando a mi, pero la verdad que lleva algo mas de un dÃ*a pasándome cosas surrealistas asÃ* que tampoco una mas me parecÃ*a raro.

    Mientras esto pasaba por mi cabeza, los colegas estaban ya cargando chapas, era lo que nos quedaba. Bueno el plan debido a la inclinación de la montaña era ir tirando toda nuestra basura ladera abajo, el dÃ*a tenia un agravante (como no ) y era que hacia un viento de mil demonios, pero como para volverse loco, casi no se podÃ*a ni hablar, asÃ* que cuando tirabas una chapa ladera abajo existÃ*a la posibilidad que subiera ladera arriba, pero bueno tras mas de media hora cargando como burros tenÃ*amos todos los chismes abajo. Por cierto las piedras se quedaron arriba y eso que ya les tenÃ*amos cariño.

    Tocaba la segunda parte llevar todas las cosas a través de la salina hasta el coche ooootra paliza. Ya en el coche empieza la discusión entre ellos de a ver como sacar el coche, yo solo me quedaba mirando asÃ* con los ojos entre abiertos a ver si entendÃ*a algo, uno decÃ*a que por detrás el otro que por delante, que si primero este lado o el otro bueno al de un rato hablando entre ellos ( ya sabéis parece que siempre se están peleando) se ponen de acuerdo, los dos chicos jóvenes se lian con las palas mientras nosotros tenemos que traer hierbas y matorrales, asÃ* que toca dar paseos hasta la montaña, uno cargado dos cargados, tres, cuatro… no se cuantos pero al de un rato tenÃ*amos una increÃ*ble montaña mas grande que el Toyota de matorrales, dejamos las laderas circundantes peladas. Mientras ellos hicieron unos canales de agua en las roderas para desviar parte del agua e ir secando la zona del coche, además de ir vaciando toda la zona de la panza. Por cierto las hierbas solo se usan para trabajar sobre ellas mientras se cava, ya que era muy incomodo el hundirse hasta la rodilla.

    Ahora llego el momento de las piedras, asÃ* que necesitábamos piedras, muchas piedras, grandes y planas (esto ya me sonaba), asÃ* que mi chica, Omar y yo de nuevo a las montañas a por piedras. No podrÃ*a decir los viajes que hicimos a las montañas, yo ya solo cargaba, no pensaba en nada, era un viaje, otro viaje y asÃ* durante mas de una hora, el viento no paraba de soplar, era para volverse loco, mi cara y la de mi chica eran un poema, además lo peor de todo es que yo sabia que todo ese trabajo era para nada, para mi era imposible sacar el coche de ahÃ* de esa manera. Su plan era sacar el coche del atasco y elevarlo sobre las cosas que traÃ*amos y piedras, pero claro yo pensaba y ahora que? Si tenemos por delante o por detrás 200 o 300 metros de lo mismo en cuanto mueva el coche va a ser igual, y metro a metro tardarÃ*amos siglos, pero bueno era lo que me quedaba, yo solo cargaba piedras, ya estaba totalmente entregado a la causa, las manos llenas de cortes, de los pies ni hablamos, el viento no paraba, la cara de mi chica no hablamos...

    Recuerdo que en el viaje me estaba leyendo la novela de la Catedral del Mar, no se si la conocéis, pero el protagonista era un Bataix de la edad media, es decir, de profesión cargaba piedras en la espalda. Pues vamos que me sentÃ*a identificado con el libro jaja

    Bueno que me desvÃ*o, el tema es que mientras traemos piedras como para construir el jodido coliseo los dos chicos las iban colocando debajo del coche, y mientras iban metiendo los dos pequeños gatos, a los que ellos llaman “ el cric”, asÃ* que hacÃ*an una montaña metÃ*an el cric y subÃ*an 10 cm el coche, mientras hacÃ*an otra montaña y metÃ*an el otro cric, sacaban el primero y otra asÃ* hasta que tenia el Toyota que parecÃ*a que se iba a volcar de lado, entonces hacen una base de piedras y colocan algunos tablones etc., ahora tocaba el otro lado y mas de lo mismo, es increÃ*ble como se manejaban con el gato, madre de dios lo que harÃ*an con un Hi-Lift, además cantando y bromeando con una sonrisa permanente en la cara.

    A todo esto aparece en la colina un chico, coño este es nuevo¡¡, se queda arriba mirando con su turbante, se sienta en cuclillas y observa, al de unos minutos empieza a traer piedras de la parte de arriba y a bajarlas, nadie medio palabra, solo traÃ*a piedras era muy canijo y estaba descalzo, saludo levemente al resto y empezó a cargar piedras, el las buscaba no se donde y las acercaba a la ladera, porque aunque parezca increÃ*ble las piedras se acabaron ya no habÃ*a mas, nunca pensé que dirÃ*a no hay piedras en Marruecos, habéis visto un sitio con mas piedras?? Bueno ahora el trozo de salina donde esta mi coche.

    Al fin nuestros dos capataces nos dicen que ya tenemos bastantes piedras, nunca creÃ* que llegarÃ*a ese momento, y en unas 4 horas tenÃ*amos el coche levantado y fuera del atasco inicial, sobre la chatarra, aunque seguÃ*amos en el agujero. Me dicen que me suba y llega el momento de la verdad, tenemos que dar un buen tiron para subir el coche a unos tablones y sacarlo del agujero, todo esta sostenido por unas montañas de piedras y si una rueda se sale de su hueco justo, nos caemos otra vez. Además tampoco se como va a responder el Toyota lleva un dÃ*a ahÃ* metido y mi miedo es que tenga algún rodamiento jodido o algo.

    Meto reductora y el bloqueo. La maniobra a salido perfecta, el coche esta ahora sobre los dos tablones de madera y fuera del barrizal, estamos sobre la frágil capa de sal pero aguanta el peso repartido con las tablas.

    Ahora toca la segunda parte, yo no veo la forma de salir de ahÃ*, es cierto que estamos fuera del atasco, pero es como estar en una isla y todo el alrededor es sal y agua.
    HDJ 100 VX Automatico 2001
    Espartinas (Sevilla)

  7. #7
    HDJOTERO VETERANO Avatar de Mehari
    Fecha de Ingreso
    07 May 2009
    Vehiculo:
    HDJ 100
    Ubicación
    Sevilla
    Mensajes
    658
    Agradecimientos: 66
    Citado en
    2 Mensaje(s)

    Re: El Relato de un atasco en las Salinas

    PARTE VI

    Soplaba el viento en la salina, y en el centro estaba el toyota sobre dos tablas y algo de chatarra, para una foto seguro que estaba precioso, (jodia camara siempre sin bateria cuando mas falta hace).

    Ya seria mas del medio dÃ*a, teniamos hambre pero allÃ* no querÃ*a parar nadie, habÃ*a que salir cuanto antes. Nuestro nuevo amigo, el canijo del turbante habÃ*a desaparecido de la misma forma que nos encontró, sin decir ni mú, supongo que al no hacer falta mas piedras se fue tranquilo con el trabajo hecho, le doy las gracias desde aquÃ*, que en aquel momento no tuve lugar.

    Era el momento de la última parte del plan construir una pasarela durante mas de 400 metros sobre la placa de sal, ahÃ* estaba mi equipo de intrépidos dispuesto a ello. AsÃ* que comenzó el trabajo de avanzo un metro saco una tabla o una chapa y de detrás y la coloco delante, mientras Omar me indica cuanto avanzar y como mover la dirección, las maniobras no eran de mas de 40 o 50 cm. hasta liberar alguno de los cacharros y colocarlos delante, intentando de no pisar alguno mal y hacer que se resbale, aquÃ* valÃ*a todo, incluso la escalera de mi tienda de techo sirvió como plancha y vaya si sirvió.

    Avanzábamos muy despacio, pero avanzábamos, mi cara ya era otra, incluso me veÃ*a fuera del lio, mientras los dos chicos corrÃ*an de detrás adelante cargando piezas, la técnica era como los egipcios transportando bloques de piedra y colocando troncos.

    Mientras me llamaban desde España, la caballerÃ*a estaba en Tarifa esperando mi señal para comprar los billetes, en un dÃ*a reunieron la gente, hicieron comida, cargaron cables, buscaron todas las eslingas de amigos y conocidos y eso que cada uno estaba de vacaciones en un punto diferente, esto son amigos. Yo les decÃ*a que esperaran, que esto se le iba viendo la luz.

    El coche seguÃ*a avanzando, la zona seca cada vez estaba mas cerca, Omar me dio la señal de que ya estaba firme, de que le diese un apretón y lo sacase de la zona también de arena hasta las colinas cercanas, asÃ* fue el Toyota respondió, ya él también tenia ganas de brÃ*o y salio disparado hasta la zona segura, entonces todos corrimos y nos abrazamos, allÃ* estábamos los 5 hermanos de atasco con mas mierda que un jamón saltando y gritando, habÃ*amos hecho una gesta si señor.

    Tras el subidon y la alegrÃ*a nos sentamos en el suelo a comer, estábamos hambrientos aunque el aire era insoportable y todo salÃ*a volando, entre ello los pantalones de Brahim que no se pudieron recuperar, comimos algo y recogimos los utensilios útiles, los tablones planchas etc. se recogerÃ*an luego, cuando Ahmed volviese por su carro.

    Nos montamos los 5 en el coche, Omar a mi lado, Isabel junto a uno de los chicos tumbados sobre las cajoneras y el otro fuera agarrado a la rueda de repuesto. Nos dirigimos hacia sus casas y allÃ* nos encontramos con Ahmed y el Mitsu indestructible junto con tres amigos franceses del albergue que venÃ*an a ayudar con el rescate, además traÃ*an un TallÃ*n caliente y bebidas frÃ*as, asÃ* que nos metimos en una de sus humildes casas a dar buena cuenta de la comida, con las manos y del mismo plato, como la buena costumbre local, siempre recordaré lo bien que sabÃ*a ese plato, seguramente seria el momento.

    Nos dimos los nombre teléfonos y direcciones y les prometÃ* volver a visitarlos cuando pasase por allÃ*, mientras bromeaban si volverÃ*a a meter el coche por las salinas ( va ser que no, sal ni a la comida).

    Les pedÃ* que me dijeran cuanto dinero querÃ*an por la ayuda prestada, Omar con mucho reparo me pidió 200DH para cada uno, los chicos jóvenes, se indignaron, decÃ*an que no habÃ*an hecho nada por dinero, uno de ellos se le saltaron las lágrimas y no querÃ*a cojerlo, finalmente les dimos algo mas de 80 euros para todos, pero para mÃ* fue el regalo mejor dado, y hubiese dado el dinero que me quedaba por sacar el coche de allÃ*. Tocaba recorrer la misma carretera por octava vez, pero esta vez Ã*bamos en nuestro Toyota.
    HDJ 100 VX Automatico 2001
    Espartinas (Sevilla)

  8. #8
    HDJOTERO INICIADO
    Fecha de Ingreso
    31 Mar 2009
    Vehiculo:
    Kdj120vxl
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    153
    Agradecimientos: 0
    Citado en
    0 Mensaje(s)

    Re: El Relato de un atasco en las Salinas

    Impresionante relato, yo te comprendo ya que he sufrido algo parecido, por un momento piensas en prenderle fuego, para cobrar el seguro ehhh [27] , me alegro que al final saliera todo bien.
    >Es increible como se toma esta gente las cosas parece que ellos no entienden nada, pero se nos olvida que estan acostumbrados a sobrevivir. [old]

    Salu2 [ok]

  9. #9
    HDJOTERO VETERANO Avatar de Sondosdies
    Fecha de Ingreso
    13 Apr 2009
    Vehiculo:
    Toyota Hdj 100
    Ubicación
    Terrassa
    Mensajes
    825
    Agradecimientos: 36
    Citado en
    17 Mensaje(s)

    Re: El Relato de un atasco en las Salinas

    muy bueno [ok]

  10. #10
    HDJOTERO SENIOR
    Fecha de Ingreso
    01 Apr 2009
    Vehiculo:
    hdj80
    Ubicación
    Valencia
    Mensajes
    394
    Agradecimientos: 9
    Citado en
    0 Mensaje(s)

    Re: El Relato de un atasco en las Salinas

    entiendo lo que cuentas mehari , pase un caso parecido en argelia , lo importante es que al final se solucino y podemos contarlo , desde entonces miro muy bien donde me meto y con quien , pues nada saludos [old] [ok]

Temas Similares

  1. Atasco en la Sebta.
    Por jmanu en el foro Africa
    Respuestas: 13
    Último Mensaje: 26-09-2012, 14:06
  2. atasco...
    Por ASM4x4 en el foro General
    Respuestas: 7
    Último Mensaje: 10-05-2012, 00:14

Marcadores

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •